Te damos los datos de porqué es tan especial la trufa blanca

¿Qué hace tan especial a la trufa blanca?

En el mundo de la gastronomía existen algunos alimentos exclusivos que no están al alcance de la mayoría de los bolsillos. Productos como el caviar Almas, el queso Pule o el melón Rey Yurabi son algunos de ellos, aunque, sin duda, es la trufa blanca de Alba la que se lleva la palma.

La tuber magnatum o trufa blanca es un selecto manjar que no se puede cultivar y crece de forma natural en unas pocas zonas de Italia, y de forma esporádica en algunas poblaciones de Croacia, Eslovenia, Hungría y Francia.

Las recetas con este tipo de trufa, ya sean ralladas, laminadas o como condimentos, son una delicia y un lujo con el que sueñan los más exigentes gourmets del mundo.

¿Sabes que la hace tan especial? Te damos las 4 claves principales para entenderlo:

1. El lugar y el momento en que crece

La trufa blanca se cultiva de modo silvestre entre chopos, avellanos, robles y encinas, siendo recolectada durante el otoño, entre los meses de octubre y diciembre.

Caracterizadas por sus pulpas de tonos marrones o cremas con bandas blancas, este hongo micorrícico se desarrolla casi exclusivamente en los bellos bosques de las regiones italianas del Piamonte y la Toscana.

La localidad piamontesa de Alba es el principal centro de producción de este hongo y sede de la importante Feria Internazionale del Tartufo Bianco (Feria Internacional de la Trufa Blanca).

Localidad piamontesa de Alba

A pesar de que Aragón, Castellón y Cataluña son importantes zonas truferas, lo cierto es que es la trufa negra la que es cultivada en estas regiones, no la tuber magnatum. En definitiva, no hay trufa blanca en España.

2. El precio de la trufa blanca

El hecho de que la trufa blanca crezca de forma silvestre y que no pueda cultivarse ni industrializarse convierten a este hongo micorrícico en un producto de temporada muy escaso y exclusivo, lo que dispara su precio de forma desorbitada.

La historia de la trufa blanca cuenta que ya era un alimento de lujo en la época de los Medici, durante el Renacimiento, cuando llegó a ser denominado como Oro Blanco, y su prestigio no ha hecho más que crecer en el transcurso de los siglos.

El precio de la trufa blanca varía entre los 2.000 y los 6.000 euros el kilo, aunque algunos ejemplares han alcanzado precios superiores a los 200.000 euros en subastas celebradas en ferias como la de Alba o San Miniato.

Concretamente, el récord se alcanzó en 2007, cuando el propietario de un casino de Macao llegó a pagar 330.000 dólares (unos 325.000 euros) por un ejemplar que pesaba un kilo y medio.

3. Cómo se cultiva

La imposibilidad de cultivar trufa blanca y su difícil recolección, solo posible por medio de cerdos y perros amaestrados, ha sido históricamente la principal causa de sus altísimos precios.

Perro buscando trufa blanca

Sin embargo, es posible que esta circunstancia cambie en el futuro, ya que un reciente experimento llevado a cabo por científicos franceses del Instituto de Investigación para la Agricultura, la Alimentación y el Medio Ambiente en la región de Nouvelle-Aquitaine ha logrado cultivar varias decenas de trufas blancas, lo que abre la puerta a posibles futuros cultivos controlados.

Sin embargo, este proyecto aún está en fase de desarrollo y, de momento, las trufas blancas seguirán siendo tan exclusivas como siempre.

4. Exclusivas recetas con su aroma y sabor

El peculiar y agradable sabor de la trufa blanca tiene toques de tierra y mar, con un cierto recuerdo al ajo, y es muy apreciado por los más refinados gourmets del mundo.

Esta delicatessen de intenso aroma puede consumirse cruda, rallada, laminada o espolvoreada sobre un gran número de platos, enriqueciéndolos con sus excepcionales cualidades organolépticas.

Receta de fricando con trufa-blanca

Alimento muy versátil, marida a la perfección con arroces, pastas, carnes, patatas, huevos, quesos y una gran variedad de postres, especialmente con aquellos que cuenten entre sus ingredientes con frutos secos como las nueces y las avellanas.

Para los amantes de la buena mesa es casi una obligación degustar, al menos una vez en la vida, el increíble manjar que es la trufa blanca, uno de los santos griales de la gastronomía internacional capaz de transformar cualquier plato en una irrepetible experiencia sensorial.

Así pues tenéis las 4 principales razones que hacen algo único a la trufa blanca que de seguro han despertado vuestra curiosidad.

Relacionado

Cómo trufar patatas

Receta de patatas trufadas

Las patatas son una verdura versátil y sabrosa que se puede cocinar de muchas formas distintas. Las trufas son un tipo de setas caras y

Plato de farfalle con setas y trufa negra de Teruel

Farfalle con setas y trufa negra

Si te gusta el sabor y aroma de la trufa negra, también conocidas como trufas del Périgord, la siguiente receta seguro que te va a

Cuales son las propiedades de la trufa negra

Propiedades de la trufa negra

La trufa negra o «Tuber melanosporum» es un hongo originario de Europa que ha gozado de fama desde la antigüedad por su especial aroma y